La vergüenza del Papa.

El papa Francisco expresó su “vergüenza” por los religiosos que “se dejaron engañar por la ambición” y lamentó “el mundo fracturado” que les quedará a los jóvenes, durante el Via Crucis frente al Coliseo Romano. “Señor, vergüenza porque tantas personas, y también algunos de tus ministros, se dejaron engañar por la ambición y por la vanagloria perdiendo su dignidad y su primer amor”, dijo el pontífice al celebrar su sexta ceremonia pascual como pontífice. Se trata de “la vergüenza porque nuestras generaciones están dejando a los jóvenes un mundo fracturado por las divisiones y las guerras; un mundo devorado por el egoísmo en el que los jóvenes, los pequeños, los enfermos, los ancianos, son marginados”, lamentó. En un año en el que todas las actividades vaticanas estarán atravesadas por el Sínodo dedicado a la juventud que se hará en octubre, las meditaciones para el Via Crucis de esta noche fueron escritas por un grupo de 15 jóvenes de una escuela pública italiana.