Detuvieron al abogado del árbitro acusado de explotación sexual infantil.

Carlos Beldi, defensor del árbitro Martín Bustos, detenido bajo la sospecha de integrar una red de de explotación sexual de jugadores de las divisiones inferiores de Independiente, también quedó preso, bajo la acusación de "destruir a golpes de martillo" el celular de su cliente "para borrar evidencias"

El abogado del árbitro detenido bajo sospecha de prostituir jugadores de las ligas inferiores de Independiente, fue aprehendido anoche por "destruir a golpes de martillo" el celular de su cliente "para borrar evidencias", informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Carlos Tomás Beldi, defensor del juez de línea Martín Bustos (35 años, abogado y secretario de Seguridad y Prevención de la Asociación Argentina de Árbitros), quien fue detenido por “encubrimiento” horas después que su cliente. Ambas detenciones fueron ordenadas por la fiscal que investiga los hechos, la titular de la UFI 4 de Avellaneda María Soledad Garibaldi.

Fue rastreando la señal de ese mismo celular que las fuerzas policiales lograron dar, ayer a la mañana, con la ubicación de Bustos, que fue detenido en la localidad de Talar de Pacheco. Según se presume, el aparato almacenaba conversaciones y fotos de Bustos con las víctimas o eventuales clientes, que podrían ser utilizados como pruebas en la causa.

La justicia investiga la participación de Bustos en una red de prostitución de menores de las divisiones inferiores de Independiente, en la que habría actuado como facilitador otro futbolista de 19 años de la cuarta división.

Las víctimas son al menos tres jóvenes de entre 14 y 17 años que vivían en la pensión del club de Avellaneda, en Villa Domínico, donde se alojan 53 chicos de entre 13 y 19 años del interior del país.

Los hechos comenzaron a ser investigados por una denuncia realizada el martes por el propio club, cuando uno de los chicos contó lo que había sucedido.