Crecimiento desigual.

La industria pyme creció 3,4 por ciento en enero, frente a igual mes de 2017, con lo que acumula siete meses consecutivos en alza, según un relevamiento de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). En la comparación mensual frente a diciembre, se retrajo 1,7 por ciento, en un contexto en el que las pymes se mueven “sobre una frontera débil entre tomar fuerza o seguir haciendo equilibrio”, advirtió.

El crecimiento interanual de la producción alcanzó sólo al 50 por ciento de las industrias, cuando en diciembre habían crecido el 59,3 por ciento; al tiempo que subió a 26,8 por ciento la proporción de industrias en baja (22,2 por ciento en diciembre) y a 23,2 por ciento las empresas sin cambios en su producción.

Lideraron las subas productos de metal, maquinaria y equipo (7,6 por ciento), productos eléctrico-mecánicos e informática (6,7), minerales no metálicos (6,3), maderas y muebles (6,1), alimentos y bebidas (2,7) y productos de caucho y plástico (2,7).

En enero más empresas se vieron afectadas por el ingreso de productos importados terminados: 41,4 por ciento dijo verse perjudicado cuando en diciembre ese número fue del 34 por ciento. En tanto, para el 48 por ciento de las industrias su situación actual es regular, mala o muy mala, en línea con la indefinición de la tendencia de crecimiento y los problemas de rentabilidad que generan las constantes subas de costos.