Masiva movilización en la marcha de Moyano.

A las tres y media de la tarde terminó un acto que representó varios actos al mismo tiempo: la ausencia de una consigna única y el hecho de que la movilización de la 9 de Julio se fuera armando día a día y pedazo a pedazo logró una amplitud que pareció dejar cómodos a todos los participantes.

La movilización se convirtió en una de las mayores protestas desde que asumió Mauricio Macri, el 10 de diciembre de 2015.

Foto: Charly Marino.

El número de los convocados será dispar, los organizadores dicen 400.000 personas, la policía y el gobierno dirán menos; pero al margen de eso lo que no se puede ocultar es el apoyo que recibió el complicado Hugo Moyano que en su contradictorio discurso final no dejó claro si no tiene ninguna causa, porque podría ir preso.

Más allá de lo estrictamente estatutario quedó a las claras que el líder camionero es quien sigue manejando la C.G.T. y que logró el apoyo de muchos sindicalistas de los cuales están en plena paritaria o ya han rechazado lo ofrecido por los distintos gobiernos y se encuentran en plan de lucha cómo los bancarios y los docentes bonaerenses.

Fotos: Claudia Iturre.

A partir de ahora se verá el impacto que ésta movilización , que se produjo sin ningún disturbio, le dará la Gobierno Nacional y si logra convencer al mismo que no se va por el camino correcto.

Mauricio Macri hoy debió probar de su propia medicina y quedó preso de sus palabras. En el año 2012 en una movilización similar y con prácticamente los mismos actores el entonces Jefe de Gobierno porteño le envió un mensaje a la Presidenta diciéndole que:" debía tener en cuenta este tipo de manifestaciones populares y escuchar al pueblo". Lo hará el ahora Presidente ?