18 DE JUNIO: DÍA DEL ORGULLO AUTISTA



Día del Orgullo Autista: por qué se celebra hoy y cuál es la importancia de aceptar las singularidades?

Según la OMS, uno de cada 160 niños tiene un trastorno de espectro autista




Es una fecha que posee carácter internacional y que se celebra desde el 2005 con el fin de visibilizar la neurodiversidad del espectro autista.

La agrupación “Aspies For Freedom” propuso en 2005 que el 18 de junio sea el Día del Orgullo Autista, iniciativa que se mantiene hasta hoy y que se constituyó en una celebración anual.

En el 2008, la Asamblea General de las Naciones Unidas determinó que el 2 de abril pase a ser considerado como el Día Mundial de la Concientización sobre el Autismo, fecha que también sigue vigente.

SER MAMÁ DE UN NIÑO CON AUTISMO: “NADIE TE PREPARA PARA QUE TU HIJO CON DISCAPACIDAD SEA RECHAZADO”

Más allá de las diferencias entre las efemérides, en ambos casos la intención es la misma: celebrar la neurodiversidad, visibilizar y poner en primer plano las discriminaciones que suelen padecer quienes presentar un trastorno de este tipo. A su vez, la jornada busca incentivar el respeto y la aceptación de todas las personas con sus respectivas singularidades.

¿Qué es el autismo y por qué no es considerado una enfermedad?

Ante todo, es fundamental precisar qué se considera como autismo y cuáles son las formas en las que este trastorno se puede manifestar.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo de afecciones diversas. Se caracterizan por algún grado de dificultad en la interacción social y la comunicación” y también pueden presentar “patrones atípicos de actividad y comportamiento”.

Estos trastornos a veces son detectados en la primera infancia, aunque, por lo general, no se evidencian hasta más avanzada la edad de un niño.

UNA APP PERMITE SEGUIR EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS CON AUTISMO

La intensidad de las manifestaciones puede variar, haciendo que una persona con trastorno autista pueda desenvolverse de forma independiente o bien que requiera de constante atención y apoyo.

El autismo no es una enfermedad, sino una condición de vida que afecta de distinta manera a las personas que lo tienen, generando distintas formas de percibir y de interpretar la realidad.

Visibilizar las dificultades para mejorar el acompañamiento

La OMS sostiene que “todas las personas, incluidas las que padecen autismo, tienen derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. Sin embargo, las personas con autismo a menudo son objeto de estigmatización y discriminación, que incluye la privación injusta de atención de salud, educación y oportunidades para participar en sus comunidades”.

La celebración de jornadas como el Día del Orgullo Autista se presenta, entonces, como oportunidad ideal para poner en primer plano las dificultades que atraviesan estas personas en distintos ámbitos de la vida.